domingo, 17 de marzo de 2013

1.3.2 Diferencias entre el pensamiento lateral y pensamiento lineal



El término pensamiento lateral (lateral thinking) fue propuesto por Edward De Bono para representar todos esos caminos alternativos que no estamos acostumbrados a tomar al momento de encontrar soluciones a un problema.

Según De Bono la mayoría de la gente tiende a enfocarse en una sola forma de resolver un conflicto solo porque las otras vías para resolverlo no son visibles a simple vista.

Pensamiento Lateral es un tipo de pensamiento creativo y perceptivo, como su nombre lo indica, es aquel que nos permite movernos hacia los lados para mirar el problema con otra perspectiva y esta es una habilidad mental adquirida con la práctica.

El pensamiento vertical o lógico se caracteriza por el análisis y el razonamiento mientras que el pensamiento lateral es libre, asociativo y nos permite llegar a una solución desde otro ángulo. Ambos pensamientos son importantes. El lateral incentiva nuestro ingenio y creatividad. El vertical nos ayuda a desarrollar nuestra lógica.

Creo que es viable aplicar un poco del pensamiento lateral a nuestras vidas, observar nuestros problemas desde distintas direcciones, ver el panorama con otros ojos y empujarnos a encontrar diferentes, nuevas e ingeniosas respuestas para los viejos y los mismos conflictos humanos.

Conclusiones del libro “Pensamiento lateral” de Edward de Bono:


  • El pensamiento vertical es selectivo; el pensamiento lateral es creador
  • En el pensamiento vertical se selecciona el enfoque más prometedor para la solución de un problema; en el pensamiento lateral se buscan nuevos enfoques y se exploran las posibilidades de todos ellos.
  • El pensamiento vertical se mueve sólo si hay una dirección en que moverse; el pensamiento lateral se mueve para crear una dirección.
  • Con el pensamiento vertical se designa un experimento para poner de manifiesto algún efecto; con el pensamiento lateral se designa un experimento para propiciar un cambio de las propias ideas.
  • El pensamiento vertical es analítico; el pensamiento lateral es provocativo.
  • El pensamiento vertical se basa en la secuencia de las ideas; el pensamiento lateral puede efectuar saltos.
  • Con el pensamiento vertical se puede avanzar sólo de modo gradual. Cada paso depende directamente del anterior, al cual está firmemente asociado. Cuando se ha llegado a una conclusión se comprueba su solidez con la solidez de los pasos seguidos hasta llegar a ella; con el pensamiento lateral los pasos no tienen un orden determinado, cuando se llega a una solución, su validez no depende de lo acertado del camino seguido.
  • En el pensamiento vertical cada paso ha de ser correcto; en el pensamiento lateral no es preciso que lo sea.
  • La esencia del pensamiento vertical es la obligada corrección de cada paso. Sin este requisito no podría existir la matemática ni la lógica: En cambio, en el pensamiento lateral no es necesario este requisito a condición de que la conclusión final sea correcta.
  • A veces, cuando se llega a un punto dado es posible construir retrospectivamente un camino lógico que conduzca al punto de partida; cuando este camino se ha construido poco importa a partir de que punto se ha elaborado.
  • En el pensamiento vertical se usa la negación para bloquear bifurcaciones y desviaciones laterales; en el pensamiento lateral no se rechaza ningún camino.
  • Hay ocasiones en que es necesario pasar por una idea errónea para llegar a una idea correcta. Esto ocurre cuando la idea es errónea solo en el contexto tradicional de una situación; cuando dicho contexto se reestructura, la idea aparece como correcta.
  • En el pensamiento vertical se excluye lo que no parece relacionado con el tema; en el pensamiento lateral se explora incluso lo que parece completamente ajeno al tema.
  • El pensamiento vertical es selectivo por naturaleza. Se prescinde de lo que parece ajeno al contexto de la situación que se estudia: En cambio, al problema estudiado por el pensamiento lateral se asocian factores externos a fin de provocar una disgregación de los modelos en sus partes componentes, ya que no es posible reestructurarlos desde adentro. Al explorar sólo ideas relacionadas con un modelo se tiende a perpetuar el mismo en su configuración original.
  • En el pensamiento vertical las categorías, clasificaciones y etiquetas son fijas; en el pensamiento lateral no lo son.
  • El pensamiento vertical se basa en la rigidez de las definiciones, de la misma manera que en la ciencia matemática las operaciones se basan en el carácter inalterable de los símbolos. En cambio, el pensamiento lateral utiliza la fluidez de los significados, de manera análoga a como el ingenio emplea un repentino cambio de significado para producir su efecto.
  • El pensamiento vertical sigue los caminos más evidentes; el pensamiento lateral los menos evidentes.
  • El pensamiento lateral busca deliberadamente los enfoques menos obvios. Este proceder constituye un principio básico y a menudo es la única razón de explorar un camino que, por otra parte carecería de interés y que, sin embargo, eventualmente podría conducir a una solución valiosa.
  • El pensamiento vertical es un proceso finito; el pensamiento lateral, un proceso probabilístico.
  • Con el pensamiento vertical se confía en llegar a una solución; con el pensamiento lateral no se garantiza necesariamente una solución, simplemente se aumentan las probabilidades de una solución óptima.
  • El pensamiento lateral tiene como objetivo el cambio en la estructura de los modelos. Se denomina modelo a las disposición u ordenación de la información en la mente (paradigmas), en general se refiere a cualquier concepto, idea, pensamiento o imagen que puede repetirse en su forma original cuando algún estimulo determina su reaparición en nuestra mente. Por modelo se entiende también una determinada secuencia de tales ideas, pensamientos o imágenes que pueden repetirse en una forma que le confieren carácter unico; por tanto un modelo es también un conjunto o secuencia de varios modelos que pueden constituir el enfoque de un problema, un punto de vista o un criterio. No hay límite concreto para las dimensiones de los modelos; basta que constituyan una unidad en sí, que pueda repetirse o ser identificado y utilizado como conjunto definido.
  • Un dato muy curioso es que nuestro cerebro trabaja en cruz, es decir el hemisferio derecho coordina las funciones motoras o sea las del movimiento del lado izquierdo del cuerpo y el hemisferio izquierdo controla las del lado derecho.



0 comentarios:

Publicar un comentario